Filipo y yo


Daniel quería tener una mascota, pero un perro era imposible de mantener en un piso, de modo que cuando vio a ese hámster en el escaparate, enseguida supo que sería suyo, y que lo llamaría Filipo, como el padre de Alejandro Magno. En casa, cuando Daniel lo dejaba suelto, no hacía más que travesuras, igual que en colegio, o en cualquier parte a la que lo llevaba. La gente se asustaba cuando veía a Filipo, pensando que era un ratón. Pero para Daniel era mucho más: un ser querido.

¿Tú tal vez quisistes tener un perro o un gato y no te dejaron porque no hay espacio? ¿Tú tienes un hámster mullidito y juguetón? Entonces, como yo, eres amigo de Filipo.

Si quieres leer el primer capítulo pica en el siguiente enlace:

Leemos y escribimos

¿Te  gusta leer y escribir?, ¿disfrutas con una historia en la mano?, ¿tienes algo o mucho que contar?. Pincha en leemos y escribimos y deja tu historia. Es es muy sencillo.

Visita al CEIP El Risco. Gran Canaria.

El pasado 4 de mayo de 2010 estuve en el CEIP El Risco (Agaete-Gran Canaria) compartiendo unos agradables momentos con los lectores de Filipo y yo, invitado por mi amigo Rafael y sus alumnos. El colgó este video en YouTube. Yo lo quiero compartir con ustedes: